viernes, 13 de marzo de 2009

Atado y bien atado... Ibarretxe desatado

Sostiene Ibarretxe que el PNV "seguirá dirigiendo este país ... sea desde donde sea". Leo su declaración y no puedo evitar recordar aquello de "atado y bien atado".
"El único que tiene 30 escaños detrás soy yo", apostilla el lehendakari en funciones. "La Lehendakaritza es mía", podía haber gritado de igual manera.
"No puede ser de nuevo entrar en un escenario de Gobierno débil", advierte admonitorio. Me fijo en ese "de nuevo" y me pregunto a qué estará haciendo referencia Ibarretxe.
Ibarretxe no fue capaz de ser el lehendakari de todos los vascos. Ahora, desatado, empieza a demostrar que no será capaz de ser el líder de la oposición ni siquiera de los suyos.

7 comentarios:

Txetxu Barandiarán dijo...

Es que no puede serlo sólo de los suyos. Esté donde esté parece que tiene que serlo de todo.

botana dijo...

El amigo Zubero lanzando cortinas de humo para evitar hablar de lo verdaderamente importante. La situación en que vamos a quedar todos después de que el PSE vuele de un plumazo el espíritu de transversalidad que nos ha estado vendiendo los últimos años.

En pocos días, si nada lo impide, vamos a tener el gobierno vasco más débil de su historia con solo 25 escaños, con la mayoría de los votos en contra y con la duda de su legitimidad por la ley de partidos.

Es difícil hacerlo peor en tan poco tiempo.

Imanol dijo...

Gracias por lo de "amigo", que supongo sincero. ¿Cortinas de humo?
Me limito a reproducir lo dicho por Ibarretxe y a señalar que me parece totalmente desacertado. También supongo que me concederás ese derecho.
En cuanto a tu referencia a la "situación en la que vamos a quedar...", ¿no son demasiadas vendas antes de cualquier herida?

Alain Coloma dijo...

A mi hay algo que me alucina, cuando nos critican por "desplumar" la transversalidad que defendíamos.

Me chirria, sinceramente que un frentista me diga "es que vas a ser frentista y decías lo contrario" Perdoname, si aqui el problema es que el frentista eras tu, que yo recuerde, y el resto está por ver (Imanol dijiste el otro día una frase magnífica "Los frentes no los crean los pactos, los crean las políticas". No podría estar mas de acuerdo).

Es que aunque fueramos un frente, que no es el caso ¿que legitimidad tiene un frentista para llamarle negativamente a otro frentista?

Y en cualquier caso botana, si solo son 25 escaños, significa que el gobierno es en solitario. solo un gobierno del PSE es imposible que sea frentista.

Quiero decir, ¿en qué quedamos? En que vamos a ser frentistas porque pactamos con el PP, o en que somos débiles porque no pactamos con nadie? No, lo que pasa es que para algunos todo vale, aunque sea incoherente por definición.

En cuanto a Ibarretxe, a mi me tiene alucinado. En la vida, sobre todo la política, la cuestión va de credibilidad. Cualquiera puede tener en su programa electoral que el derecho a la vivienda es lo mas importante, luego están las políticas que refrendan o no esa credibilidad.

Cualquiera por tanto, puede tener en su programa, o en sus propuestas post electorales, escritos dos folios de compromiso de transversalidad y pacto entre diferentes como defendió el PNV la semana pasada. Sin embargo, repito, todo esto es una cuestión de credibilidad.

Por lo tanto Ibarretxe me alucina cuando dice aquello de "me parece incluso una falta de respeto que el PSE no quiera pactar con nosotros" (entrevista de Deia del otro día)

Pero bueno majo, pero si has estado marginándonos durante 10 años! Lo que es una falta de respeto es que te consideres tan el ombligo del mundo (y el PNV sobre si mismo también) que nada pueda salir en Euskadi que no pase por sus manos....!

Un saludo.

botana dijo...

Yo era de los que, bastante antes de las elecciones, abogaba por un gobierno fuerte PNV-PSOE.
Primero por el problema económico (y luego social) que, mucho me temo, vamos a padecer los próximos años.
Y segundo porque deseaba un gobierno de diferentes que pudiera comenzar a definir que es lo que queremos hace con la Euskadi del siglo XXI.
Ahora, si nada lo remedia, me encuentro con lo comentado. Un Gobierno debil, frentista de nacimiento, sin la mayoria de los votos y de dudosa legitimidad.

Sobre las boutades de Ibarretxe, realmente me la sopla. Me parecen del mismo nivel que las tonterias infantiloides que escucho a nuestro futuro lehendakari.

Imanol dijo...

Botana, comparto contigo la deseabilidad, en la Euskadi actual y real, de un gobierno transversal PSE-PNV. M´s por necesidad que por virtud, también te lo digo.
Pero te planteo algo, no sé si estarás de acuerdo con lo que te voy a decir:
La transversalidad se rompió entre 1998 y 2000, con el pacto de Lizarra por un lado y el abrazo del Kursaal por otro. No entraré ahora en discusiones sobre qué fue primero. En todo caso, desde aquellas fechas el PSE ha hecho una profunda revisión de la cultura frentista que inspiraba el abrazo del Kursaal, mientras que el PNV no sólo no ha revisado su frentismo de Lizarra,sino que ha hecho una campaña electoral absolutamente vomitiva, recuperando el peor discurso de aquella época, el de "que vienen los españoles a echarnos de Ajuria Enea". ¿No lo ves así?
Bueno, así es como yo lo veo. Y por eso creo que hoy por hoy es imposible e incluso indeseable ese gobierno PSE-PNV, porque el nacionalismo no ha hecho el duelo que debería hacer por su apuesta de Lizarra, porque sigue sin limpiar su cultura política de la tentación de la acumulación de fuerzas frentista.
Y esta limpieza es incluso más importante para el futuro de Euskadi que el éxito del próximo gobierno. Si un gobierno con Patxi López sale malserá sustituido en las urnas; y es verdad que en el actual contexto de crisis que el gobierno lo haga bien va a ser fundamental, pero lo determinante es que en Euskadi superemos para siempre la tentación de construir el país pensando sólo en las aspiraciones y en las reivindicaciones de una mitad de la sociedad contra la otra. Esta es la tentación que aún pervive, muy activamente, en el nacionalismo vasco.
Amigo Botana, puedo estar equivocado, por supuesto, pero así es como lo veo. No es una cortina de humo, sino una explicación. Un saludo.

botana dijo...

He leído tu comentario varias veces y sigo sin ver razones de peso para apoyar a un débil gobierno PSE frente a una coalición amplia.

Dudo muchísimo que, ni la acción del próximo gobierno con su situación parlamentaria ni el pase a la oposición del PNV con los actuales resultados, vayan a arreglar ni uno solo de los problemas que planteas. De hecho, mucho me temo que los agravará.

Saludos y suerte