viernes, 17 de agosto de 2018

De todo un poco

El miércoles 15 subimos al Pico Murcia (2.351 m.) Garbiñe, Maite, Fernando y yo. Día despejado, buena temperatura. El descenso lo hicimos siguiendo la crestería que empieza en el collado de La Cerezuela, hasta el Castillo de Arrilla (2.048 m.) para, desde aquí, bajar directamente hasta Cardaño de Arriba.

 

Y ayer, larga caminata sin rumbo fijo por Valcaliente, Las Grajeras, Puerto de los Llanos y Valle de Miranda.

 
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 

Agosto ya empieza a encogerse.

martes, 14 de agosto de 2018

Montaña en compañía: Romería de San Lorenzo y ascensión al Curavacas

Aunque se desaconseja, me gusta andar por el monte en solitario; es una manera excelente de conectar plenamente con la naturaleza. Sin otro ritmo ni horario que seguir que los míos propios. Pero también me gusta compartir estas salidas montañeras.
El domingo 12 Irati, Dori, Maite, Garbiñe, Miren, Sama, Luis Mari, Fernando y yo mismo nos sumamos a las decenas de personas que desde Cardaño de Arriba y Camporredondo de Alba (Palencia) subimos hasta el Collado de San Lorenzo o de Hontanillas  (2.126 m.) para encontrarnos con quienes, procedentes de Portilla de la Reina (León), cumplían con la tradición de festejar a San Lorenzo.
Este año nos juntamos 115 personas.
Ya he hecho referencia aquí a esta fiesta, así que me limito a colgar algunas fotos de la jornada con algún comentario breve.

Ascendiendo desde Cardaño de Arriba, por el camino de Hontanillas.
 
  
Subiendo la inclinada rampa herbosa hasta el collado (2.027 m.) bajo el monte Coto Redondo.  
Desde el collado, los tres macizos de Picos de Europa

El collado desde el Pico de las Guadañas (2.197 m.), al que subimos mientras esperábamosa quienes venían desde Portilla. Al fondo, Peñas Malas.
  
Foto de grupo.
Descendiendo.
  
Parada para el hamaiketako.
 Parada para reagruparse, ya cerca de Cardaño de Arriba.
Entrando a Cardaño,con recepcion de dulzaina y repique de campanas. Hasta el año que viene.
 
 
 

Ayer, lunes 13, Irati, Asier, Garbiñe, Fernando y yo nos fuimos hasta Vidrieros (1.325 m.) con la intención de subir al Curavacas (2.524 m.). No sé por qué, sólo tengo dos fotos: al inicio y ya de regreso, ambas tomadas desde los prados de Cabriles. A ver si mis compas me pasan alguna de las que sacaron en la cumbre. Aunque al empezar a caminar el cielo estaba azul, nos tocó hacer toda la ascensión entre la niebla, especialmente espesa en el Callejo Grande., y con bastante frío. Aunque en la cumbre estaba más despejado, cuando bajamos las nubes ya casi cubrían toda la montaña.


A la sombra del Espigüete: rebecos, tritones y altos.

El sábado 11 me propongo subir hasta el Alto de la Hoya de MartínVaquero (2.112 m.), visitar la Lagunilla de Mazobre con sus tritones (1.856 m.) y crestear hasta el Alto del Collado de Arra (2.029). Jornada a la sombra del gran Espigüete, lo que la convierte en una caminata menor, pero no por ello menos recomendable. para quien no la conozca, está perfectamente descrita en el muy recomendable libro de David Villegas y Vidal Rioja Ascensiones en la Montaña Palentina (La Pedrera Pindia, Palencia 2016).
Saliendo temprano desde el aparcamiento de Pino Llano (1.341 m.) sigo la Senda de Mazobre. Suoerados los primeros repechos, cuando el valle empieza a abrirse se ven al fondo, tocada ya por el sol, algunas de las cimas que voy a recorrer esta mañana.


Por el camino disfruto de la vista de alguna cierva, un grupo de rebecos y hermosas flores de montaña.

 
 
 
 
 
 
 

Llegando a la Cascada de Mazobre, al fondo se alzan Los altares de Mazobre. Entre estos y la cascada se situan las vaguadas que constituyen la hoya propiamente dicha. Paso junto a la muy visitada Cascada de Mazobre (1.613 m.), dejo el camino señalizado y subo hasta la menos conocida cascada superior. A mi espalda, la imponente cara norte del Espigüete.

 


Antes de subir al Alto de la Hoya de Martín Vaquero, me desvío para visitar la Lagunilla de Mazobre (1.856 m.), con sus tritones alpinos.

 
 

Llegando al Alto, el Pico Murcia asoma tras Los Altares de Mazobre. Entre los brezos, dos ciervas vigilan mi ascenso. Dwsde el Alto, recorro la línea de crestas que pasando por el Alto de  los Bildares (2.010 m.) y el Alto de Arra (2.042 m,) nos lleva sin pérdida hasta el Alto del Collado de Arra (2.029 m.), a los pies del Espigüete. Desde ahí, descenso hasta la Senda de Mazobre, pasando por la vertiginosa Sima del Anillo.