domingo, 15 de marzo de 2009

¿Por qué antes sí y ahora no?


Tres jóvenes irlandeses armados de molotovs protestan tras las detenciones producidas en el Ulster. Comparemos la imagen con el mural de exaltación del IRA pintado en una fachada de Belfast.
Escribe John Carlin en EL PAÍS de hoy: "No ha habido divergencias en el mensaje del Sinn Fein, que apoyó el terrorismo del IRA sin vacilar durante más de tres décadas. Un dirigente tras otro ha comparecido ante los medios para expresar su repulsa al asesinato de dos soldados británicos y un policía católico. El viernes varios integrantes del Sinn Fein acuderon al funeral del policía".
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Tim/Kretschmer/disidentes/IRA/elpepuint/20090315elpepiint_3/Tes
Los autores de los asesintos de dos soldados británicos y un policía en Irlanda del Norte se denominan a sí mismos IRA-Continuidad. Para el Sinn Fein son simplemente "disidentes", cuando no directamente "traidores" a la causa irlandesa.
La pregunta que sin duda se plantean estos disidentes es: ¿por qué antes sí y ahora no? ¿Por qué antes sí era legítimo asesinar soldados británicos y no lo es ahora? ¿Por qué quien antes lo justificaba ahora lo condena?
Es la tragedia de cualquier experiencia de lucha armada: que si alguien encuentra motivos para iniciarla, siempre es muchisimo más sencillo encontrar motivos para continuarla. Porque aún no se han logrado todos los fines, o porque si gracias a la lucha armada hemos llegado hasta aquí gracias a la misma lucha armada podremos llegar más lejos, o porque siempre hay consecuencias de esa lucha armada (presos...) que sólo mediante la lucha armada se pueden resolver...
Cada cual ha legitimado la violencia exactamente hasta el instante en que ha dejado de hacerlo. Alimentando así la violencia que sólo a partir de ese momento ha empezado a considerar ilegítima.
Lo advertía Albert Camus en LOS JUSTOS:

DORA: Lo sé. Nos hemos hecho cargo de la desdicha del mundo. El también se había hecho cargo. ¡Qué valor! Pero a veces me digo que es un orgullo que será castigado.
ANNENKOV: Es un orgullo que pagamos con nuestra vida. Nadie puede ir más lejos. Es un orgullo al que tenemos derecho.
DORA: ¿Estamos seguros de que nadie irá más lejos? A veces, cuando escucho a Stepan, siento miedo. Quizá lleguen otros que fundarán su autoridad en nosotros para matar y que no pagarán con sus vidas.

2 comentarios:

Eugenio dijo...

Algún agúdo observador de la vida política vasca explicaba el vertigo que suponer condenar la violencia después de haberla apoyado con las palabras de Macbeth en El Rey Lear: "He ido tan lejos en el lago de la sangre, que si no avanzara más, el retroceder sería tan dañino como el ganar la otra orilla".

pablo dijo...

Yo me hago siempre las mismas preguntas...

Despues de matar ¿ se puede hacer política en condiciones de igualdad con otros?.
¿ Como se puede compartir lucha democrática con quien ha matado?

¿ Seré capaz de tolerar y compartir el debate político con alguien que solo con su arrepentimiento se le permita hacerlo "sin pagar" por sus hechos absolutamente anti democráticos anteriores?.

Yendo a ejemplos concretos....... ¿ Pueden o podían tener legitimidad democrática Arafat o Gerry Adams? ¿ La podrá tener algún día Otegui?.

No es baladí la cuestión. Si para quien la lucha armada es un medio como cualquier otro para obtener objetivos políticos y que si no la practica es por pura conveniencia..... ¿ que cabida tienen esaspersonas y/o grupos políticos en el sistema?.

Ese momento se nos está acercando y tendremos que dar respuesta a estas o similares cuestiones.

Mal rollo, dirían los colegas.