sábado, 30 de enero de 2010

Bakea, bide bakarra


Diluviaba esta tarde en Bilbao. En realidad no ha dejado de llover en todo el día.
Y aunque no eramos muchos, el tiempo desapacible y los paraguas han dificultado esos encuentros que suponen siempre un aliciente en las manis que Gesto convoca cada 30 de enero desde 1988.
No he visto a Txetxu, he perdido a Xabier, y sólo al final he podido charlar unos minutos con Teresa, Fernando, Pedro Luis, Carlos o Itziar.
No eramos muchos esta tarde.
Pero estaban los más importantes de todos: Eduardo Puelles García, Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salvá Lezaun.



3 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Este año nos salvó la lluvia, y el año pasado también porque amenazaba aunque no hubo paraguas.

Una pena que todos los partidos se apunten a la foto pero luego no muevan un dedo por animar a su gente a que vaya.

Ya no les importamos ni a los malos; qué tiempos en que ibamos decenas de miles y ellos llenaban la Gran Vía de pancartas con frases de Ganhi, comparando, los ignorantes, la india de entonces con el paisito.

Salud

Imanol dijo...

Yo también me siento dividido en las vísperas de la manifestación de Gesto. Pero sólo en las vísperas. He llegado a asumir que se trata de un acto de afirmación ética que tiene valor por sí mismo. Y ayer regresé a casa empapado, pero contento.
Un abrazo.

Txetxu Barandiarán dijo...

Pues estuve estuve.
De hecho me volví con Xabier ;)