lunes, 25 de enero de 2010

Cómo está la calle

Dicen desde el PP que si han hablado de la cadena perpetua es porque se trata de un debate que está en la calle. Supongo que esa será también la razón por la que se han puesto a la cabeza de la manifestación en el tema de los inmigrantes y el padrón.

Pero en la calle hay de todo.

Hay cosas maravillosas -solidaridad, participación, compromiso, arte, alegría...- y cosas aborrecibles -racismo, violencia, gorronería, intolerancia...-.

Lo normal es tomar de la calle sólo aquello que consideramos bueno.

Lo otro, la basura, la suciedad, la mierda, se retira de la calle, claro que sí, pero para reciclarlo si es posible, y si no para depositarlo en un vertedero controlado.

Pero el PP parece haber sucumbido a la variante política del Síndrome de Diógenes. Rebusca en las papeleras y se lleva a casa todo lo que encuentra, sin criterio.





Sí, ya se que esta tentación puede afectar a cualquier político. Es lo que se denomina populismo. Nadie está a salvo.

Pero es curiosa la evolución que ha experimentado la derecha española, desde aquel "la calle es mía" hasta el actual "somos de la calle".

Aquella estaba muy lejos de ser una actitud democrática. Esta otra, a pesar de las apariencias, también.

1 comentario:

Dori dijo...

Imanol,cuando quieres eres un genio y logras la perfeccion,esta vez te doy un 10.
Un saludo