jueves, 7 de mayo de 2009

Tradición... renovada

Si el martes fue un día emocionante, hoy lo ha sido mucho más. La sobria y racional funcionalidad del Parlamento vasco ha sido sustituida por la evocadora majestosidad de la Casa de Juntas de Gernika.
Tras la promesa bajo el Árbol, me encuentro con Zubi y los dos estamos de acuerdo: la emoción nos ha embargado cuando ha sonado el Agur Jauna para recibir al nuevo lehendakari. Tradiciones. Tal como se entona al comienzo de la película El violinista en el tejado: "Tradiciones, tradiciones, sin nuestras tradiciones nuestras vidas serían tan inestables como... como un violinista sobre un tejado".

Tradiciones, sí, pero renovadas. Patxi López ha prometido su cargo de lehendakari sobre un ejemplar del Estatuto de Autonomía del País Vasco realizado a tal efecto por José Ibarrola, cuyo simbolismo se explica así en el guión del acto de toma de posesión que se nos ha distribuido en el salón de plenos de la Casa de Juntas:

"La portada, hecha en chapa de acero -de la que se utiliza para fabricar coches- troquelada y fresada, utiliza la imagen de las letras como valor de compromiso escrito. Los troqueles de la E, de Estatuto y Euskadi, la P y la V de País Vasco, dejan ver al final del hueco el título: Estatuto de Autonomía del País Vasco, 1979. La chapa, como material industrial, y el de lino y algodón hecho artesanalmente, dan cuerpo al articulado del Estatuto. El lomo del libro con la costura vista quiere recordar la posibilidad -siempre abierta- de transformación y cambio. Nada está definitivamente atado, nada es inmutable. El diseño no es una réplica ni un remedo historicista, es un libro para un Estatuto de nuestro siglo".

Como ha sido tradición renovada la decisión del lehendakari de sustituir el discurso posterior a la promesa bajo el Árbol de Gernika por la lectura de dos poemas: "Maiatza" (Mayo) del ondarrutarra Kirmen Uribe, que ha leído en euskera, y "Nada es dos veces", de la escritora polaca Wiskawa Szymborska, Premio Nobel de literatura en 1996.

Maiatza

Begira, sartu da maiatza,

Zabaldu du bere betazal urdina portuan.

Erdu eta egingo dugu berba betiko kontuez,

Atsegin izatearen balioaz,

Zalantzekin moldatu beharraz,

Barruan ditugun zuloak nola bete. Erdu, sentitu goiza aurpegin,

Goibel Gaudenean dena iristen zaigu ospel,

Adeoretsu gaudenean, atzera, papartu egiten da mundua.

Denok Gordetzen dugu betiko besteren alde ezkutu bat.

Nada es dos veces

Nada sucede dos veces

Y es lo que determina

Que nazcamos sin destreza

Y muramos sin rutina Ningún día se repite,

Ni dos noches son iguales

Ni dos besos parecidos,

Ni dos citas similares Entre sonrisas y abrazos

Verás que la paz se fragua

Aunque seamos distintos

Cual dos gotas de agua


Un acto bien hermoso.

2 comentarios:

pablo ignacio dijo...

Creo que este poema tambien es apropiado para este día tan solemne:

Lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene

hoy esta mas allá
delas nubes que elige

ya se va acercando
viene con proyectos
y bolsas de semillas
nunca tiene prisa,

lento pero viene
el futuro real
el mismo que inventamos
nosotros y el azar

cada vez mas nosotros
y menos el azar.

Mrio Bennedetti,

Confiemos en Patxi y espremos ser capaces de construir un futuro mejor. Asi sea.

Imanol dijo...

Hermoso poema, ciertamente. Y espero contigo que entre todos construyamos ese futuro mejor. Un saludo.