martes, 15 de septiembre de 2009

Puigercós: boxeando a tres

En discusión con la presidenta de la Comunidad de Madrid -discusión más bien banal, todo hay que decirlo- el presidente de Esquerra Republicana, Joan Puigercós, ha declarado: "La única violencia que sentimos el domingo fue la de los nostálgicos del franquismo que se presentaron allí [se refiere a Arenys de Munt]. Los demócratas españoles se deberían plantear en qué nivel queda la cosa si quien defiende la unidad de España es la Falange".




Discrepo del líder de ERC. Creo que es él quien debe plantearse las cosas. Fíjese en esa patética tropa -cuatro docenas, un perro y un tambor- movilizada para salvar a España. Esta foto indica el nivel de alarma que el referéndum de Arenys ha suscitado. No nos equivoquemos: la intervención judicial previa tan sólo hacía lo que tenía que hacer, es decir, señalar dónde está la competencia exclusiva en materia de autorización de convocatorias de consultas populares; que no está en un ayuntamiento. Y punto.

Pero la consulta se hizo, y sólo la Falange (falange, además, del dedo meñique, dada su magra presencia) se alarmó grandemente con ello.

¿Cuál debería ser, en mi opinión, la conclusión que de tal cosa cabe extraer? La contraria de la que parece sacar Puigercós. Por ejemplo, la de que los demócratas españoles no se alarman ante la convocatoria soberanista. Y seguramente, también, que el hecho de que sólo la Falange se haya movilizado en su contra en Arenys da el tono del nivel (bajo) con el que se ha planteado toda esa historia, o cosa.

Un gran adversario suele ser indicador de una gran causa. Si Puigercós quería convertir a ese patético grupúsculo falangista en símbolo de la resistencia contra su soberanismo, si pretendía engrandecer su causa confrontándola con tal enemigo, hay que decirle que se ha equivocado. En este caso no hay batalla contra el Estado.

Debería fijarse menos en esos tipos y más en el 60% de vecinas y vecinos de Arenys que no participaron en el referéndum.

Las declaraciones del sr. Puigercós me han recordado un desternillante sketch del grupo Tricicle. Se trata de un combate de boxeo... a tres. Un lío, claro. Tanto, que en un momento de la pelea hay un púgil que acaba golpeándose a sí mismo con el fin de mantener una ficción de combate. Y no sé por qué, pero he recordado a ese tercer boxeador solitario cuando he leído las declaraciones de Puigercós...




video


[No es el sketch original sino una recreación a cargo de actores amateurs; pero lo hacen francamente bien].

2 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Imanol, un comentario bien traído. Es ridículo convocar referendos sin ley y enfrentarse así a la falange.

En lo que no estoy tan de acuerdo es en que no se le deba dar importancia a esos hechos.

Herman Tertsch lo explicaba muy bien el pasado día 1 en la tercera de ABC; ese dejar hacer diciendo que no pasa nada acabó con el mundo en guerra hace 70 años.

Salud

Ex-sociólogo dijo...

Pues yo en esto estoy con Imanol. El dato relevante es el del 60%. E indica que la campaña electoral adelantada y precocinada que -más por necesidad que por proyecto- promociona básicamente ERC, no funciona.