sábado, 23 de mayo de 2009

Dos libros

Este fin de semana he aprovechado para terminar dos de los libros que tenía entre manos.




El primero es Camus. A contracorriente, de Jean Daniel. Escrito desde la amistad y la admiración, casi diríamos que desde la veneración. Para quienes nos consideramos fundamentalmente camusnistas el libro no nos descubre nada nuevo sobre las ideas y los escritos de Camus, pero sí sobre el contexto que rodea su obra y su pensamiento. Para quienes no estén familiarizados con el autor de El extranjero, el libro de Daniel es una excelente vía de acceso a un autor referencial. El texto de Romain Gary con el que se abre el libro podía haber sido firmado por el mismo Camus:



"Abomino de todas las verdades absolutas y de sus aplicaciones universales. Tomemos una verdad, alcémosla con prudencia a la altura del ser humano, veamos a quién golpea, a quién mata, qué ahorra, qué rechaza, olfateémosla durante un tiempo, veamos si no huele a cadáver, saboreémosla reteniéndola un buen rato sobre la lengua, pero dispuestos siempre a escupirla de nuevo. Eso es la democracia. El derecho a escupir".



El segundo libro, cortesía de Txetxu Barandiarán, es El día antes de la felicidad, del italiano Erri de Luca. Un hermoso relato iniciático, en el que la ciudad de Nápoles resulta ser tan protagonista como ese niño que va dejando atrás su infancia de la mano de Don Gaetano y de los libros:


"La ciudad, viejísima, estaba excavada, embutida de cuevas y de escondrijos. La ciudad tiene por debajo el vacío, ése es su apoyo. A nuestra masa de arriba corresponde igual cantidad de sombra. Es ésa la que sostiene el cuerpo de la ciudad".

2 comentarios:

Txetxu Barandiarán dijo...

uir siebdo cortés. Quizás mañana conozcas a quien fue cortés conmigo en relación a ese libro.
Disfruta del domingo.

korapilatzen dijo...

Hola Imanol. Me sorprendo a mi mismo de haber encontradso hoy por primera vez tu blog. Quizás tiene que ver con los tiempos que invierto en explorar lo conocido pero me alegro de haberlo encontrado aunque sea tarde. Soy Asier coincidimos hace unos años volviendo de Valladolid en el coche de un amigo común; Fran. Encantado de encontrarte, sobre todo por la facilidad con la que unes y nos presentas los mundos de la academida, la politica, la vida y la cultura de masas (te robe, si sorry, una reflexión sobre la pelicula crash pero es que fue la pelicula que me pusieron camino a la ponencia)
Acabo de estrenar blog, aver klo que duro, je..
Solo queria aprovechar la oportunidad para lanzarte un saludo. Un abrazo