domingo, 24 de enero de 2016

Manos a la obra

Se equivoca Podemos si cree que la profunda transformación que precisa este país tiene que ver esencialmente con la sustitución del PSOE como espacio político más representativo del voto progresista en España. Tal cosa ocurrirá o no, en función de muy diversas circunstancias: los aciertos y los errores de cada cual, reflejados aunque sea de manera aproximada en las opciones de voto que tome la ciudadanía.
Pudiera ser que las múltiples y muy evidentes enfermedades del partido fundado por Pablo Iglesias “el viejo” hayan ido adquiriendo con el paso del tiempo una cierta dimensión estructural (como la aluminosis en algunos edificios o la corrupción en el PP) que haga sumamente complicado su saneamiento: son muchos años de ejercicio del poder, de profesionalización de la tarea de representación política, de abandono en la práctica del papel de mediación entre el Estado y la sociedad, de puertas giratorias y de sometimiento a un falso realismo que ha olvidado que “cada presente se excede radicalmente a sí mismo” (T. Eagleton, Esperanza sin optimismo, Taurus, 2016). Complicado, seguro, pero ¿imposible? Si así fuera, Podemos debería dejar de jugar al mismo tiempo a la deslegitimación (el PSOE como casta, como bunker, etc.) y a la rehabilitación (“Si estamos más fuertes que el PSOE podemos hacer que rectifiquen”).
Salvo que la torpe presentación del vicepresidente Iglesias y sus cuatro ministrables sea, como se ha señalado, una maniobra final para cargarse el ya muy debilitado liderazgo de Pedro Sánchez, impidiendo cualquier movimiento para la conformación de un gobierno de izquierdas y provocando unas nuevas elecciones, el partido fundado por Pablo Iglesias “el nuevo” debe decir con claridad sí o no a un gobierno presidido por Sánchez, y actuar en coherencia. Y para ello, Podemos debería leer con más atención y rigor los posos amargos que deja la historia del socialismo español, pues en ellos se encuentran dibujados también algunos de sus potenciales futuros como organización política.
Se equivoca también el PSOE si, empujado por las estrategias coincidentes de quienes, viviendo la política como ejercicio de hooliganismo, gritan que el partido está por encima de su proyecto transformador, por un lado, y quienes consideran que es su propio futuro personal, ligado a la ocupación de cargos  políticos, el que debe primar sobre cualquier proyecto de cambio, por otro, acaba proclamando algo así como “Fiat PSOE et pereat socialismus”: hágase el PSOE, aunque perezca el socialismo. Y si para que el PSOE dure como organización hay que convertirlo definitivamente en un grupo de poder privado separado de sus bases sociales, en una institución parapública que gestione de manera informal la distribución y el ejercicio de las funciones públicas, en órgano del Estado articulado según la férrea ley de las oligarquías (caracterización tomada de L. Ferrajoli, Poderes salvajes, Trotta, 2011), pues se hace y punto.
Aunque, como ya he indicado más arriba, la forma (y las formas) en que está actuado Podemos tras las elecciones me parece sumamente cuestionable, más cuestionable me parece que en respuesta a estas malas formas el PSOE se ponga ahora a perder el tiempo haciéndose el ofendido, en lugar de convocar a una mesa a, para empezar, Podemos e IU, con el fin de trabajarse en serio las condiciones para un programa de gobierno. No vi tanta indignación entre los dirigentes socialistas cuando se reformó el artículo 135 de la Constitución con agosticidad y alevosía para contentar a “los mercados”, cuyas presiones deberían habernos resultado infinitamente más inaceptables, antidemocráticas e insultantes que las de Pablo Iglesias.
Como señala Zygmunt Bauman en su último libro (Z. Bauman y C. Bordoni, Estado de crisis, Paidós, 2016) al analizar los movimientos de indignación, “hoy parece que se están limpiando solares vacíos, escenarios de futuras obras de construcción, en previsión de un cambio en la gestión del espacio. Pero los edificios futuros destinados a reemplazar a los que  hoy han quedado vacíos o han sido desmantelados se encuentran todavía en fase de diseño, repartidos entre multitud de mesas de delineante privadas, y ninguno de ellos está listo no de lejos para obtener la licencia de obras”. De ahí su conclusión: “La capacidad de despejar y limpiar solares de obras parece haber crecido considerablemente; sin embargo, el sector de la construcción va muy por detrás, y la distancia entre sus capacidades y la grandiosidad del trabajo constructor pendiente no deja de crecer”.

No es este de la construcción el referente más apropiado en un país como Españistán, pero se entiende y personalmente comparto su diagnóstico. Si el PSOE, por sus impresentables pugnas internas, y Podemos, por su enfermiza obsesión hegemonista, hacen imposible un gobierno de cambio, serán otros los que construyan sobre esos solares vacíos. Y lo que construyan no será, me temo, escuelas, parques, hospitales, plazas y viviendas sociales.

1 comentario:

Pedro Miguel Urzainqui dijo...

Gracias, Imanol, por tus sesudos comentarios.
Lo que ha sido casta parece que ahora es imprescindible para ocupar sillones a los que antes se había dicho que se iba a renunciar. Y de negociar acuerdo programático, como supuestamente han hecho en Navarra, han pasado en pillar la silla antes de que entren otros niños en el aula. Van a tener razón quienes les llamaban populistas.
Pedro Miguel