martes, 8 de septiembre de 2009

Prejuicios

“El otro se impone por sí mismo, irrumpe en mi existencia. Ni siquiera tiene necesidad de formular explícita­mente la petición de reconoci­miento: su misma presencia es ya exigencia de reconocimiento, llamada que se me dirige, apelación a mi responsabilidad. Por eso mismo mi existencia es inevitablemente una aceptación o una repulsa del otro”.

Joseph Gevaert, El problema del hombre. Introducción a la antropología filosófica, Sígueme, Salamanca 1981 (4ª), p. 47.

video

Este video me lo ha hecho llegar un amigo al que se lo ha hecho llegar un amigo que lo ha enviado a varios amigos más, conformando así una cadena de preocupaciones compartidas entreveradas de afecto y solidaridad.

Del mismo modo, los prejuicios hacia los otros se propagan encadenando actitudes de repulsa nacida casi siempre del desconocimiento y el miedo.

1 comentario:

Txetxu Barandiarán dijo...

Ver, oir, callar, pensar y actuar...