miércoles, 4 de marzo de 2009

Sobre el frentismo

¿Cabe un gobierno formado por un solo partido y que sin embargo no sea frentista? Cabe.
Como cabe que un gobierno formado por varios partidos, incluso cuando uno de ellos pertenezca formalmente a un espacio político distinto de los otros, sea sin embargo un gobierno frentista. Este ha sido el caso del fenecido tripartito.
A pesar de la presencia de Ezker Batua, el gobierno de Ibarretxe ha sido claramente frentista. Lo ha sido desde sus orígenes hasta su última y vomitiva campaña electoral.
Y si es posible comprender su inicio, en un contexto de tremenda polarización política (pacto de Lizarra vs. abrazo del Kursaal), de ninguna manera cabe comprender, mucho menos justificar, la campaña del candidato nacionalista a lehendakari fundada sobre la extranjerización de las opciones políticas vascas no nacionalistas.
Lo que hace que un gobierno sea o no frentista no es su composición, sino su acción política. Sería, pues, frentista un gobierno del PSE apoyado de entrada por el PP. No tiene por qué serlo. Todo dependerá de lo que haga.
Y Patxi López ha dejado meridianamente claro qué es lo que no quiere hacer: cambiar la ciudadanía por la tribu.

5 comentarios:

Euskal Progresista dijo...

Un gobierno PSOE + PP no tiene por qué ser frentista, claro que no. Sería un gobierno antinatura, pero frentista, frentista. Si con no mirar al frente es suficiente...

Sería una enorme decepción el pactar con el PP. Como militante de izquierdas que soy, para mi supodría el acabose

guillermo dijo...

Por mi parte espero un gobierno PSE, sin el PP, con indepedientes, que gobierne para todos desde un centro izquierda no nacionalista ni antinacionalista, que airee despachos y cajones, que haga transparente y controlable la acción del gobierno (y siente ejemplo para posteriores gobiernos), que deje un país algo mejor dentro de cuatro años y que haga que el PSE tenga las mismas o mejores opciones de ganar las elecciones dentro de cuatro años. Espero de esperanza.

pablozabala dijo...

Yo me hago varias preguntas:

1- ¿ Sabremos estar en un gobierno, no digo frentista, pero sí no revanchista despues de casi 30 años de unilateralidad nacionalista? ¿ Tendremos la suficiente sensatez, el necesario equilibrio y las dosis de cordura para reprimirnos ?.
2- ¿ Los cerca de 430.000 ciudadanos ademas de votar las opciones constitucionalistas hemos votado tamnién que sea como fuere, el PNV fuera del gobierno?.
3- ¿ Es coherente con nuestro discurso dejar fuera de cualquier opcion de gobierno al 50% del electorado ( o mas y no me extiendo en el porque digo mas, se sobreentiende)cuando pregonamos una nueva unidad de todos los vascos?.

He votado, voto y votaré al PSE siempre....pero tengo estas dudas.No tengo miedo a que gobernemos, para nada. Tengo miedo a equivocarnos, a no representar al conjunto de la sociedad con nuestra acción de gobierno.

Espero que Patxi, acierte no es facil. Lo está haciendo bien. También ahora.

Beti bezela, PSE aurrera.

Imanol dijo...

Comparto la preocupación, faltaría más. Pero confío en la profundidad del discurso "ciudadanista", del discurso republicano de Patxi.
También puedo entender las reservas, incluso el rechazo a la presencia del PP en un gobierno. Siempre que estas reservas surjan desde la cultura progresista, no desde la (in)cultura nacionalista que expulsa al PP del espacio de lo vasco.
Pero hay algo evidente: el PP tiene debe apoyar el cambio para que este sea posible. El cómo de ese apoyo, la forma en que se sustancie, puede ser diverso y hay formas mejores y peores. Yo también apuesto, por muchas razones, por un apoyo sin presencia en el gobierno, por que el PP deje hacer más que por hacer con el PP; otra cosa es que esto sea posible.
Ahora bien, no olvidemos la mayor anormalidad de la situación vasca, el auténtico "acabose": aquí nos matan a los del PSE y a los del PP.

Txetxu Barandiarán dijo...

Personalmente agradecería un gobierno frontal (2. adj. Dicho de una oposición, un ataque, un choque, etc.: Directos o de frente.)que poco tiene que ver con el frentista.