viernes, 27 de marzo de 2009

Sabernos deudores

Lo mío, lo nuestro, lo propio, la caridad bien entendida empieza por uno mismo, lo de aquí, los de aquí, nosotros primero, primero los nuestros, y de lo mío qué... Vienen tiempos del yo-mi-nosotros-nuestro-mio. Siempre que hay crisis, siempre que hay cambio, ocurre los mismo. Para evitar la bancarrota moral y política necesitamos sabermos más deudores que acreedores.

"Y tal vez sería mejor que no nos consideráramos sólo acreedores, sino también deudores respecto a la vida. La conciencia de los derechos propios, y la resolución de defenderlos incluso recurriendo a la fuerza cuando se nos abrogan o se nos niegan con violencia, no excluye un sentido de gratitud y de deuda por una sonrisa, un color del mar, una música. Si todos se convierten en acreedores de todo, lo único que queda es la bancarrota".


[Claudio Magris, La historia no ha terminado, Anagrama 2008]

1 comentario:

Caperucita Coja dijo...

Hola Imanol,

Soy Melania desde las Americas, donde me estoy dedicando en cuerpo y alma a la revoluci'on tullida que es imparable. A ver si es verdad que la cosa cambia y para cuando vuelva se puede hablar de otra cosa que no sea el sexo de la boina