viernes, 15 de julio de 2011

De la priva, lo privado y lo público

Detenido en Madrid un senador socialista por atentado a la autoridad
Desde el Grupo Socialista en el Senado evitaron comentar los hechos por tratarse de “un asunto privado”.

Discrepo absolutamente.
"Celebrar" la finalización del periodo de sesiones es un asunto privado. Lo es, incluso, hacerlo en una sauna. Hasta mamarse (o darle en exceso a la priva) en el jolgorio es un asunto privado (en los dos sentidos).
Lo que no es un asunto privado es destrozar mobiliario de un local y negarse a pagar, ni agredir a un agente.
Y sobre todo, lo que no es un asunto privado es gritar que a uno "no le detiene ni la Guardia Civil", versión torrentera del casposo "no sabe usted con quién está hablando".
Nada de esto es un asunto privado.
Es un vergonzoso asunto público.
Y si, con la que está cayendo, lo único que se nos ocurre es dar por bueno eso del "asunto privado", del "incidente sin trascendencia" y de que "le puede pasar a cualquiera", entonces va a ser verdad que esta clase política no tiene remedio.
Yo ya por poco tiempo, gracias a Dios; aunque ese poco cada vez se me hace más largo.

3 comentarios:

O profundador dijo...

Completamente de acuerdo con Ud., Sr. Zubero. Si lo que se ha publicado (http://tinyurl.com/68bzosa) es cierto, el Grupo Socialista debería exigir la inmediata renuncia de Curbelo. Lo que no cabe es el silencio. Cuando el Presidente del Gobierno es Secretario General del PSOE, a la jefatura del Grupo Socialista no pueden faltarle "contactos" que confirmen (o no) la veracidad del relato de los agentes.

Carlos dijo...

Alguien que es capaz de escribir esto tiene que seguir en la politica porque es de los pocos buenos que quedan

Imanol dijo...

Gracias por tu amabilidad Carlos. Llevo desde chiquitajo en la política -en la política local, en moviviendos cívicos y sociales, expresando mi opinión en los medios- y en ella seguiré, claro que sí; pero una legislatura como "político con escaño" ha sido más que suficiente. De cualquier manera, si algo me llevo de esta experiencia es que hay más de los "buenos" que de los otros.