miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Democracia real ya? Yo leo a Ferrajoli

-¡Qué va, qué va, qué va!... ¡¡¡Yo leo a Kierkegaard!!!...
Con esta frase Faemino desmonta la pretensión de Cansado de impedirle fumar en lugares donde no está permitido hacerlo.

Pues bien: siguiendo con enorme interés las movilizaciones y reivindicaciones impulsadas por Democracia real YA, no para desmontarlas sino, al contrario, para reforzarlas, yo me permito proponer la lectura del último libro de Luigi Ferrajoli, Poderes salvajes, del que extraigo dos reflexiones que me parecen sumamente pertinentes.
Las dos son de interés, creo, para quienes se movilizan al grito de ¡democracia real ya!. Las dos...


- "Los partidos son grupos de poder privados cuya organización, también a causa de la falta de garantías de su carácter democrático, está en gran medida sustraída al derecho. Y, sin embargo, separándose cada vez más de sus bases sociales, han acabado por ocupar literalmente las instituciones representativas hasta identificarse con ellas. [...] Se han convertido en instituciones parapúblicas que, de hecho, gestionan de manera informal la distribución y el ejercicio de las funciones públicas. Así pues, no son organizaciones de la sociedad, sino sustancialmente órganos del Estado articulados según la férrea ley de las oligarquías".



- "A esto hay que añadir una forma de indiderentismo en el electorado de izquierdas: la particular primacía del interés y la vanidad personal que se manifiesta en el rechazo a votar por partidos que no reflejen plenamente las propias ideas. El abstencionismo, en homenaja a una propia decantada pureza e indisponibilidad al compromiso, es la forma que asume este indiferentismo narcisista, que, aunque sea por razones opuestas a las del indeferentismo y abstencionismo de derechas, se manifiesta en la idea de que todos los partidos, a derecha e izquierda, son equivalentes, y en la sustancial indiferencia por el interés general, incluso al precio de favorecer derivas antidemocráticas, autoritarias y racistas. Es un indiferentismo en cierto modo más deplorable que el de derechas, porque no está determinado por ignorancia y la desinformación, sino por la irresponsabilidad moral y política".





Graves y rotundas afirmaciones, las dos.


La sociedad civil movilizada estos días exige transformaciones radicales a los políticos. Los políticos (de izquierda) acogen formalmente la crítica pero, así y todo, piden a las personas movilizadas que no dejen de votar.


Complejo toma y daca cuya solución me parece evidente: exígete tanto como exiges a la otra parte; no pidas nada si no vas a ser capaz de dar nada.


Ciudadanía indignada: ¡vota!. Políticos y partidos: ¡cambiad ya!

18 comentarios:

pablo zabala dijo...

Parafraseando, yo diría que cuando la pobreza y la desigualdad para grandes masas de población entran por la puerta, la credibilidad en los políticos sale por la ventana.

La democracia siempre será mas sólida y creible cuanto mas solidaridad e igualdad de oportunidades y atención de necesidades básicas tengan la totalidad o una grandisima mayoría d ela población.

El endiosamiento del mercado, chirría con una democracia de calidad. Las desigualdades tan notorias y palpables, además de conocidas por todos los ciudadanos a través d elos medios, por obscenas, hacen mella en la credibilidad de cualquier sistema democrático.

Guste o no guste, hay que volver a recuperar poder para los políticos en detrimento de esa "libertad económica productora de riqueza" que no es otra cosa, mas que en su traducción real, el origen de las desigualdades.
Estoy cabreado y algo hay que hacer. Sigo creyendo en la política como medio de superar las desigualdades. Espero no equivocarme.

Un saludo Imanol

La fundicion dijo...

Los ciudadanos hemos votado demasiadas veces a los partidos, hemos confiado durante mucho tiempo y se nos ha despreciado. La pelota está en el tejado de ellos, o cambian o cambian.
Yo votaré pero nulo.

Txetxu Barandiarán dijo...

¡Curioso!
Ayer estuve a la tarde con una persona que aprovechaba casi cada momento para hacer de librero-samaritano recomendando este libro.

Lo sacaba de su macuto, lo mostraba, escogía alguno de sus subrayados en amarillo fosforito y leía, terminando siempre con ese consejo-mandato bienintencionado de ¡tienes que leerlo!

Con tacta coincidencia creo que iré mañana a comprarlo ;-)

Imanol dijo...

Buenas noches, Pablo. Ofreces una clave que me parece esencial y que apunta, o así lo veo yo, al talón de Aquiles de las críticas indiferenciadas y sin "paso siguiente" de movilizaciones como Democracia Real Ya: la necesidad de fortalecer la política democrática frente al poder inmisericorde de los mercados. Los ciudadanos de estados como España tenemos una herramienta que debemos aprender a utilizar no tanto en función de nuestros intereses particulares, sino en nombre de quienes se ven privados de ellas, que son mayoría en el mnundo y muchos, demasiados, en nuestro propio país: el voto que se deriva como derecho de nuestra condición de ciudadanos-
Un abrazo.

Imanol dijo...

La Fundición:
Puedo comprender tu enfado, tu cabreo o tu frustración. También suscribo tu llamamiento -o sí o sí-al cambio de fondo en partidos y política. Pero me reafirmo a mi comentario original y a lo planteado a propósito del comentario de Pablo: que tu legítima indignación no te confunda, a lo peor queriendo patear el trasero de los partidos lo que haces es dar una patada en el culo de los colectivos más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad.
Un saludo y ánimo con tu blog.

Imanol dijo...

¡Dónde estarías ayer, Txetxu! Libros subrayados y comentados, macutos... ¡Igual hasta habría cervecitas!
Seguro que no era en un mitin.
Pero sí, el libro de Ferrajoli merece la pena.
Un abrazote.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

El libro, no lo sé. Tu comentario, desde luego. Profesor, seguro q muchos irán a votar; ¿pero seguro que los partidos vamos a cambiar...y ya?

Bea_Ochera dijo...

http://sinbrujulaysinmapa.wordpress.com/2011/05/18/apoliticos-que-hacen-politica/

Espero que les guste!

Imanol dijo...

Oscar, si no te conociera mi respuesta a tu pregunta sería: ¡dímelo tu!. Pero te conozco, creo, lo suficiente como para tener confianza. Si en los partidos hay personas como tu, empeñadas en mantener abiertas a la realidad ventanas y mente (a pesar de que por ellas se cuelan unos trolls que, la verdad, no sé cómo los aguantas) el cambio es muy posible. Desde ahora te digo que cuentas conmigo como peón de arreo.
¿El cambio, ya mismo? Bueno, los petroleros necesitan un montón de millas para virar. Pero viran.
La reacción del Lehendakari me parece, en este sentido, fundamental. Y como también le conozco -creo- un poco, afirmo que no es una reacción ni impostada ni utilitarista.
Lo que se necesita es una alianza estratégica entre indignados contra la resignación. Y esta es una enfermedad que no sólo se da en los partidos.
Un abrazo.

Imanol dijo...

Bea, ya formas parte de los blogs que sigo. Muy interesante este comentario y otros anteriores.
Una salutació cordial d'un altre madrileny temporal

el toci dijo...

Querido Imanol, Como decía un amigo gallego que tú nos has oido muchas veces: “ya que no pintamos nada, vamos a matizar”. Ahora que tengo media hora antes de que vengan los crios, se escapen las tortugas, dé de comer al perro, aparezca la de tudela y saque los billetes para el Bilbao"Gigante". Yo por discutir.
Los petroleros necesitan muchas millas para virar, pero también son los más frágiles y los que antes se parten.
Básicamente suscribo las propuestas del manifiesto DRY (algunas no sé porque las ponen porque ya se han realizado). Aludir a tonterías como el apellido “real”, es no saber qué decir. Lo curioso es que después de 7 años en el poder un partido como el PSOE no lo haya hecho. ¿a qué se debe?.
Me temo que a veces cuando intentamos explicar cosas como esta que no conocemos bien, tendemos a enmarcarlo en los esquemas propuestos por las autoridades y para que encaje llegamos a apretar tanto la realidad que acaba pareciendo una especie de plastilina deforme (o mejor, un chicle para hacer globitos), pero adecuada para que el agua salga por la fuente que queremos. Claro, al final uno acaba haciéndose trampas, cambiando las porterías y como colofón llamando al voto útil para que no gane la derecha. ¡Dios me libre de pretenderlo!. O Ferrajoli hablaba de otra cosa o el ejemplo es más bien una justificación.
Eso que dice el ilustre jurista en el segundo párrafo que señalas (es verdad que dice “una forma” supongo que referida a algunos”) tiene una parte que se podría calificar de chorrada y además se podría aplicar en sentido contrario directamente y mucho mejor a los adherentes, al voto militante y los integrantes de partidos y cargos públicos, cuyo nivel de autonomía tiende a menos infinito, como él mismo señala en el otro párrafo.
El mismo especialista, parte del supuesto de que aquél que no milita o no participa en la política partidaria o que se abstiene porque no encuentra que se “Reflejan plenamente las propias ideas” (una sublime majadería), es decir, sobre todo los abstencionistas de izquierdas son unos irresponsables infantiles políticos, aún a riesgo de pagar el precio de las derivas …. Como provocación está bien, pero el ilustre jurista las pone un precio: antidemocráticas, autoritarias y racistas. Ya se ve que no es partidario, pero también se ve que su miedo no es libre.
¿De dónde se ha sacado esa tontería de que la abstención no puede ser responsable moral y politicamente!
¿Solo el voto útil es responsable y comprometido?: El compromiso que se deriva de esto será: “según él”.
¿Es mayor compromiso aceptar las directrices del partido o de la organización que sea, a sabiendas de que traicionan las propias convicciones?. A los que tragan sapos y culebras se les puede admirar su capacidad de resistencia al dolor ético, pero no su compromiso.

sigo ... (ya que estoy)

el toci dijo...

Pasando a los políticos. Yo también parto del supuesto de que los políticos son por lo general honestos y que su profesión es la “entrega al servicio público”. Entre ellos todos mis amigos (faltaría más y que no me los toquen). Pero, ¿No nos estaremos equivocando de sujeto? Y los que tienen que comprometerse son los políticos? ¿O es que por el hecho de estar en la política se da por supuesto que ya están comprometidos?. Que yo sepa a nadie le obligan a dedicarse a la política.
No es más honorable ser un buen político que ser un buen ciudadano. Puede ser más difícil pero no mejor. Admiro a un buen político lo mismo que a un buen escritor o al excelente fontanero que evitó que mis tortugas nadaran por toda la casa y por la de abajo. Pero tiene razón Judt no hay nivel (claro que igual, él no podía hablar porque no estaba en la política)
¿Tú crees que se les exige lo suficiente?. ¿No crees que muchos tienen una gran confusión que deriva en un nivel deficiente de compromiso con la sociedad y un nivel excesivo de compromiso con su propio partido?.
¿Tú crees que la gente de DRY opina que todos los partidos son iguales, ¿ no será que se sienten defraudados con el partido en el que habían confiado o que estaba más cerca de sus convicciones?. ¿No será que la forma de actuar “responsable” ha arrasado las convicciones?
¿Cuando dices votar quieres decir votar a un partido para que no gane la derecha ¿ ¿Cuándo dicen votar quieren decir votar al mío?
¿Por qué no será votar a partidos residuales que luego son eliminados a través de los mínimos?
Tanto defender a los políticos de los embates de las hordas neopopulistas, para al final, tener que defenderlos de sí mismos. Pobrecitos políticos que no pueden hacer otra cosa. ¿Qué pasaría si miráramos desde el lado del ciudadano?Los partidos mayoritarios en esta sociedad ya han puesto todas sus “responsabilidades” encima de la mesa. Es más, muchas se las han tirado encima a los ciudadanos.
Parafraseando algunas frases de éxito, ahora esos ciudadanos igual solo quieren decir:
¡ que no es la comunicación estúpido, que es la política¡
¡ que no es la responsabilidad estúpido, que son las convicciones!
¡que no es la economía estúpido, que son los intereses!
¡Vamos a poner nuestras sucias manos sobre(todas) vuestras responsabilidades!Es verdad que él incidía más en la responsabilidad, por la época en la que vivía y por los miedos al totalitarismo y a la violencia que todos hemos tenido y sufrido (sobre todo aquí), pero cuando el ínclito Weber hablaba del necesario equilibrio entre responsabilidad y convicciones no se refería a esto. Se refería a esto otro:
La política consiste en una dura y prolongada penetración a través de tenaces resistencias, para la que se requiere, al mismo tiempo, pasión y mesura. Es completamente cierto, y así lo prueba la Historia, que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez. Pero para ser capaz de hacer esto no sólo hay que ser un caudillo, sino también un héroe en el sentido más sencillo de la palabra. Incluso aquellos que no son ni lo uno ni lo otro han de armarse desde ahora de esa fortaleza de ánimo que permite soportar la destrucción de todas las esperanzas, si no quieren resultar incapaces de realizar incluso lo que hoy es posible. Sólo quien está seguro de no quebrarse cuando, desde su punto de vista, el mundo se muestra demasiado estúpido o demasiado abyecto para lo que él le ofrece; sólo quien frente a todo esto es capaz de responder con un “sin embargo”; sólo un hombre de esta forma construido tiene “vocación” para la política.”
El Gobierno socialista tiene un año para despertar, pero me temo que para despertar antes hay que haber soñado … y viceversa.
No soy nada optimista. Ojalá me equivoque.
Como decía Chartier, " El aburrimiento es lo que queda de los pensamientos cuando las pasiones son eliminadas de ellos ". ¡que cada palo aguante su vela!
Yo, por discutir.

el toci dijo...

Por cierto, se me olvidaba, en el primer párrafo del ínclito Ferrajoli parece que acaba de redescubrir a Michels, pero claro, como acabó perteneciendo al partido fascista es mejor ni citar.

Lo dicho:
Salud para vivir
Justicia para que no jodan y
Caos para divertirnos

Toci-Troll dijo...

Querido Imanol,

Además de llamarme Troll (Si puedo elegir que sea con mocos), encima me amenazas con tirarme la Junta electoral central a la cabeza por influir sin partido. Menos mal que la eminencia de Alfredo no tendrá pelotas para disolverme la mitad que me queda y si no ya me explicará que ha sido por mi bien y me quedaré tan contento.

He de decirte también, que a mí no me amenaza nadie con abrirme un blog, porque ya tengo el tuyo para fastidiar y como venganza te lo voy a bloquear en plan Hacker pesado. Pero sé que tienes todas las de ganar, porque mi absoluta falta de constancia y mi inferioridad ética me hacen abandonar todo, sin tan siquiera haberlo comenzado.

Ayer leí el post del Lehendakari:

... "Sin saltos en el vacío, pero con determinación; con propuestas viables, sin caer en la tentación de construir desde cero. Porque todas las decisiones que pueden mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía se adoptan desde la política y en las instituciones.
Si queréis de verdad cambiar los aspectos que criticáis de nuestro sistema democrático, os animo a que os impliquéis en esa tarea, a que no os quedéis en la mera denuncia.
Que vuestra indignación sea el motor de las reformas necesarias."

Se vuelve a equivocar, el que se tiene que implicar es él y los que piden el voto. Esto es lanzar ladrillos fuera, decir evidencias y volver a “lo que hago es lo único posible”. Eso si, no me cabe duda de que es con buena intención. Pero creo que hay un problema de tejados y de balones.

Para hacer de Kennedy hace falta ser Kennedy y me temo que los políticos españoles actuales -con escasísimas excepciones- no lo son (. Solamente he visto un discurso pidiendo -como se debe pedir a los ciudadanos- y educando al País, por parte de un Presidente y no me gustaron las consecuencias. Pero en general aquí, primero se da el golpe, luego se explica que la mano estaba descontrolada, que Merkel habla en Alemán y que todo lo que viene de Europa está bien, después se hacen unos arrumacos con Botín y al final viene lo de “compañeras y compañeros hay que apoyar a los jóvenes que se quejan con razón”. ¿quién coño me habrá dado el guantazo? O mejor ¡seré tonto … por qué tendré cara?.

A mi las superioridades éticas no me interesan y para administrar, mejor técnicos. Los políticos no son administradores, ni gerentes de la cosa pública. El anuncio estaba equivocado.

Hoy aparece en los periódicos que Patxi apuesta por abrir el debate sobre la ley electoral ¡ Bien! ¡Bien! , pero el amigo Domínguez dice que después del mayo del 68 los Gaullistas arrasaron y por lo tanto después de Mayo viene Junio. Joder!!!! Y después Julio … ¡ 7 de Julio: San Fermín!.
Es verdad, hay un momento en que la mierda deja de oler, pero luego salen champiñones.
La venganza no ha hecho más que empezar …

Toci-Troll

Mikel Barba dijo...

Algunas conclusiones sobre lo que está pasando:
- la política -la de los partidos, la de las asociaciones, la de los movimientos sociales- ha estado alejada de la sociedad.
- la culpa de este alejamiento -si es que podemos o debemos hablar de culpas- es de los partidos por ser burocráticos, herméticos, sistemas de promoción profesional y económica; también es la culpa de los movimietnos sociales, por ser, en ocasiones, tecnocráticos, cerrados, elementos de reafirmación personal, de la individualidad, de la identidad, buscadores de la diferencia más que de la unión y promotores, en ocasiones, también, de carreras profesionales; pero no lo olvidemos, la culpa es también de la falta de implicación política, de la falta de interés por participar y por informarse de todos aquellos que hasta ahora han permanecido dsemovilizados.
- Lo interesante de esto es que pueda plantear propuestas, respaldadas por mayorías sociales que logren profundizar en una democreacia participativa que ponga los intereses de los ciudadanos de a pie frente a los del gran capital, que ya tiene por su parte definidos importantes mecanismo de participación en la política.
-lo peligroso es que acabe siendo un impulso a un movimiento de autoafirmación de la superioridad moral de los nuevos movilizados, que no reconociendo "culpa" alguna en su anterior desinterés por la política aupe a un nuevo, o nuevos, mesías de la impolutez política al poder, con consecuencias impredecibles y, quizás, poco deseables.
- Por último, creo que esto se debe apoyar mientras siga siendo un movimiento en pro de la participación política y democrática, pero creo también que se le debe buscar cierta continuidad con los movimientos que ya existían, que tienen propuestas articuladas fruto de la reflexión y el debate -también asambleario- durante décadas. Los discursos de autoafirmación de los nuevos movilizados que buscan en parte justificar su pasado de desinterés por la política y de pasividad ante diferentes movilizaciones, no debe articularse nunca contra los miembros de base de movimietnos sociales, sindicatos, y, por que no?, de partidos políticos, que llevan décadas trabajando por causas tan justas cómo la que hoy tenemos entre manos

Imanol dijo...

Bueno, Toci. He tenido que copiar tus comentarios, pegarlos en una plantilla word e imprimslos para leerlos con atención. Hay cosas que no entiendo y otras que tampoco, pero ya las iremos aclarando, si podemos y sabemos, en el transcurso de ese triálogo -tu, Xabier eta hirurok- que tu quieres convertir en libro y yo, más realista, en grabaciones de video que podamos subir a la web.
En todo caso, video o libro, habrá cervezas.
¿Qué tal terminasteis anoche?
Un beso.

Imanol dijo...

Mikel, estoy muy de acuerdo con tu reflexión.

Anónimo dijo...

Terminamos hechos unos zorros o mejor como pollos sin cabeza.
A ver si cuando pase esta semana hablamos.