miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Ilegales en Vitoria? Xenofobia en la red

Recibo por varios canales un correo con el mensaje que a continuación reproduzco, con desgana. Seremos centenares los que lo hemos recibido: extensión viral, en este caso del virus de la xenofobia.


¿Sabéis cuánto cobra un "ilegal" en Vitoria-Gasteiz? Pues entre la ayuda a la integración y la ayuda al alquiler, se lleva a su cuenta y sin pegar un palo al agua, un total de 900 EUROS. Como contrapartida, el individuo tiene la obligación de hacer NADA. Eso si, si le pagamos un curso de castellano o similar, le facilitamos el bonobús gratis. (ah, se me olvidaba, y el carné de las piscinas, centros cívicos, preferencias para comedores infantiles, guarderías...) ¿Sabéis cuánto cobra un "ilegal" con esposa y un hijo? 1200 EUROS aproximadamente: y ¿si tiene dos hijos? pues alrededor de los 1400 EUROS. Y por supuesto, se le exige la misma contrapartida que a su compañero: NADA. En Vitoria-Gasteiz disponemos de varios "salva-patrias" que empadronan en un local o vivienda a un montón de gente que carece de residencia legal en el país. Como consecuencia, a los seis meses disponen de las ayudas referidas anteriormente.
Resultado: -Un tipo sin oficio ni beneficio, que no ha aportado NADA, ni aportará NADA a la sociedad, gana haciendo absolutamente NADA, más dinero al mes que muchos jubilados con más de cincuenta años de cotización. -Un tipo sin oficio ni beneficio, sea extranjero o nacional, sea blanco, negro o de color café, (no hablamos de racismo ni xenofobia, sólo de cara-dura) cobra más que muchos funcionarios que se han currado una plaza a base de meses de estudios y sacrificios.-Un tipo sin oficio ni beneficio, cobra más que muchos mileuristas que se levantan a las cinco de la mañana y deben doblar el lomo a diario para pagar su hipoteca, llegando siempre justos a final de mes.-Se genera un agravio comparativo con muchos inmigrantes honestos que trabajan con nosotros, que trabajan mucho y muy duro para vivir con dignidad a pesar de las miradas de recelo de los demás. Gente que ha contribuído con su trabajo a la prosperidad económica de hace unos años, a base de tirar de pala, tirar cañas y recoger fresas, haciendo los trabajos que los demás despreciábamos. Para todos ellos, mi sincero agradecimiento.
Consecuencia: -Se fomenta la vagancia generalizada.-Se fomenta la reproducción de vaguitos, que a su vez parirán más vaguitos.-Finalmente: tu y yo (inmigrante y nacional) pagaremos más para mantener a toda esta nutrida piara de parásitos. Qué podemos hacer: -Crear un partido político.-Crear una plataforma ciudadana, una asociación, etc.-Crear una asociación electoral para las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales.-Exigir a alguno de los partidos políticos actuales, que incluya en su programa electoral las ideas de: COMIDA SI, DINERO NO, CAMA SI, PISO NO. SI QUIERES ALGO, TE LO GANAS. Las ayudas que sean préstamos sin interés para todos y con obligación de devolver.
SI PUEDES, SI SABES, SI TIENES IDEA, AYUDANOS A TERMINAR CON TODO ESTO, ANTES QUE ELLOS TERMINEN CON NUESTRO FUTURO. NUESTRA JUBILACIÓN, NUESTRO BIENESTAR, NUESTRA SEGURIDAD SOCIAL ESTÁN EN JUEGO: LA VACA SE ESTÁ SECANDO. NO QUEDA MUCHO TIEMPO. Repetimos: NO AL RACISMO, NO A LA XENOBOFIA , SI AL RESPETO MÚTUO, SI A LA BENEFICIENCIA PARA TODOS. NO A LA ESTUPIDEZ. PÁSALO.


La máxima de fanáticos y de estúpidos es bien conocida: "Si los hechos no me dan la razón, peor para los hechos". Así y todo, habrá que esforzarse por combatir estos mensajes. Que no son simplemente falsos, no, que son potencialmente fascistas.


1. La "ilegalidad" es una situación administrativa, no un delito. Las personas "ilegales" son, en primer y fundamentalísimo lugar, personas . Sí, ya se que insistir en estas tonterías es propio de buenistas y pogrepijos. Será que estoy demasiado afectado por vivir en un país en el que durante toda mi vida adulta ese carácter de "persona" se ha visto preterido por consideraciones tales como ser vasco o español, o por atribuciones tan variadas como falaces: txakurra, maketo, zipaio, etc. Para no hablar de otros momentos de la historia europea y mundial.

2. La situación de irregularidad no modifica, por sí misma, el proyecto vital de todas y cada una de las personas que toman la durísima decisión de emigrar: mejorar las condiciones y expectativas vitales de si mismas, de sus familias y de sus comunidades. Y hacerlo buscando su lugar en la sociedad a la que llega: un lugar de mujer o de hombre igual a cualquier hombre o mujer, ni más ni menos; el lugar de una persona. Por eso su objetivo es trabajar e integrarse, ningún otro.

3. La situación de irregularidad no modifica el balance global que cabe hacer, sin ninguna duda, de la aportación beneficiosa que ha supuesto la inmigración para España: también en términos económicos; también en lo que tiene que ver especificamente con la seguridad social.

4. Lo que sí modifica la irregularidad es la posibilidad de la persona inmigrante de cumplir sus objetivos de integración económica y social. Y lo hace gravemente. Lejos de la idílica imagen transmitida por el mensaje de correo en cuestión, la situación del inmigrante irregular es cualquier cosa menos fácil:

"El inmigrante irregular absoluto es un sin derechos casi total. Sólo se le reconocen derechos que afectan a situaciones límite. Tiene derecho a la integridad física, a ser bien tratado cuando le expulsen, a la tutela judicial, a ser curado en situaciones de urgencia y, en el caso de las mujeres, a ser asistidas durante el embarazo, el parto y el posparto. No tiene derecho a recibir prestaciones sociales, ni a la asistencia sanitaria de carácter ambulatorio, ni a trabajar, ni a la Seguridad Social, ni a sindicarse, ni a participar en huelgas, ni a expresarse libremente, ni a asociarse, ni a la educación, ni, por supuesto, a participar en la vida política pública. Está abocado a la clandestinidad, al trabajo en la economía no formal, a no ponerse enfermo, a callarse y no protestar.
El inmigrante irregular empadronado puede acceder a unos pocos derechos más. Tiene derecho a recibir prestaciones sociales básicas, podrá obtener la tarjeta sanitaria de carácter universal que le garantice la asistencia ambulatoria, podrá asistir a la escuela hasta la edad de dieciocho años y recibir la educación básica obligatoria. Como el anterior, está abocado a la clandestinidad o a la discreción, al trabajo en la economía sumergida, a callarse y no protestar, aunque podrá ponerse enfermo y ser curado por un médico de cabecera.Por tanto, dentro de la irregularidad, y de la precariedad que ello comporta, la posibilidad de empadronarse permite dar un salto y acceder a tres derechos de pura supervivencia: asistencia sanitaria, prestaciones sociales básicas y educación obligatoria"
(A. Unzurrunzaga, La construcción del inmigrante irregular).

5. Las personas inmigrantes en situación de irregularidad se convierten, así, en ciudadanos del subsuelo, como los caracteriza con enorme acierto José María Ridao. Y el problema no lo tenemos con el inmigrante "ilegal", sino con el español ilegal que se aprovecha, y de qué manera, de su indefensión. Comparto por ello plenamente la posición expresada por Ridao:

"Ante esta realidad cada vez más descontrolada y, por lo que parece, también más invisible, se puede adoptar, sin duda, esa estrategia que la oposición denomina mano dura, aunque sólo consista en el contrasentido de proponerse acabar con la esclavitud persiguiendo, no a los esclavistas, sino a los esclavos [...] Lo más razonable, con todo, sería regularizar, no las personas, porque las personas no son regulares ni irregulares, sino la ingente cantidad de transacciones que, desde trabajar hasta repatriar ahorros, desde contratar un teléfono móvil u otros servicios hasta alquilar un cuchitril, se realizan en nuestro país sin importar que una de las partes no tenga la capacidad jurídica de hacerlo, porque cruzó nuestras fronteras sin cumplir los requisitos legales. El pacto de inmigración del que tanto se habla no se dirigiría, entonces, a los extranjeros abducidos por esta economía informal, ni se preocuparía de si deben conocer la lengua, la historia, la Constitución o las costumbres; el pacto de inmigración se dirigiría, por el contrario, a quienes, compatriotas nuestros, no tienen escrúpulos en lucrarse con la situación de ilegalidad, y, por tanto, de vulnerabilidad, en que se encuentran decenas de miles de trabajadores extranjeros. El mensaje de ese pacto para ellos debería ser terminante: gobierne quien gobierne, se terminaron las transacciones en el subsuelo".

7 comentarios:

Sonja dijo...

Totalmente de acuerdo en que lo que hay que perseguir es a todos esos que están explotanto, exclavizando y exprimiendo a tantos inmigrantes, aprovechándose precisamente de su situación de "ilegalidad", indefensión, inseguridad y necesidad.

Y lo peor de todo es que estos correos llegan a demasiada gente y sin embargo mensajes como este tuyo no se difunden de la misma manera

Anónimo dijo...

De los datos que se mandan en ese email son todos absolutamente reales. Las formas, y llamar 'ilegal' a un persona es en lo que falla. Pero se puede demostrar que las cifras son correctas. Por lo menos las de una persona en situación irregular.

Anónimo dijo...

Me gustaría, si no es mucho pedir, que Anónimo demostrase la certeza de esas cifras, porque por más que hago números no me salen.
¿Puedes hacerme ese favor?
Gracias.

Fdo. Begoña Conde

Anónimo dijo...

Los datos son correctos amigo Zubero, ver los datos de la memoria anual de los servicios sociales municipales de Vitoria-Gasteiz del 08 de Febrero de 2010, disponibles en la web. Y calificar de estúpido o fascista a datos objetivos te descalifica como sectario.

Anónimo dijo...

Venga hombre... Este mensaje no es racista para nada. Habla de gente que quiere pasarse la vida sin dar ni golpe, sean de somalia, marruecos, francia, rusia, colombia, o españoles de otras comunidades. Lo dice bien claro. Gente que no se merece ni un "buenos dias". Que te miran con mala cara, y que si pudieran te robarian hasta el alma. Solo tienes que ir a cualquier parque para verlos como se pasan el dia sin dar ni golpe y riendose de todos nosotros. Por que tienen la comida asegurada y la casa a nuestra cuenta. "Gente MALA" Que no los quieren ver ni sus familiares.
Lo que tendriamos que hacer es echar a todos estos. Que son los que dan la mala imagen que hay sobre los inmigrantes. Y que estoy seguro, de que hasta sus mismos compatriotas no les darian ni la mano por miedo. Y estarian totalmente de acuerdo con nuestra opinion. Ya que ellos son los que les estan dando la mala fama.

Las calles son mas inseguras desde que se dejo que cualquier persona entrase en un pais sin un papel que demuestre quien es, y que es lo que ha estado haciendo por hay, hasta ahora. Mas de uno seguro que huyendo de sus paises por delitos muy graves. Asesinato, robo con violencia, trafico de drogas o armas, prostitucion trata de blancas.... etc.

Vamos lo mejor, de lo mejor.

Delincuencia y parasitos sociales, no gracias.

Anónimo dijo...

Si quieren mezquitas para "rezar" que se vayan a su pais. Que aqui no queremos centros islamicos en los que planeen atentados suicidas.
Vale ya con tanta mezquita, tugurios de mala muerte y locales "kebak" de mierda.
Que para lo unico que sirven es para dar malos olores en los barrios y como tapaderas, para blanquear el dinero del trafico de hachis pakistani. Que luego utilizan para comprar armas y atentar en otros paises.
A caso, han visto algun kebak lleno en hora punta. Es imposible que se sostengan con la basura de comida que sirven.
Si hay ya, mas kebak que burguers de multincionales. Como Mcdonal,burguerking,etc.. que llevan años aqui.
Y estos en solo 4 años, nos han invadido con un kebak cada cien metros. Y que encima se pasan a los inspectores de sanidad por el forro de los cojones.
Cuando estos les dicen, que el local no cumple con las condiciones de garantias sanitarias.

"ESTOS Pakis" en vez de subsanar dichas anomalias sanitarias, alegan que les quieren cerrar el negocio y que somos unos racistas. Y el gobierno vasco se hace el longis, y les deja seguir vendiendo "germenes".
Lo que no entiendo. Es a los cuatro, que siguen diciendo que un "bokadillo kebak" esta muy bueno y es barato. Sera por que en su casa han comido puta mierda toda su vida. Y el kebak les parece que es la mejor comida del "mundo mundial"...jajaja
Vamos ke prefiero comer la hamburguesa, pizza o bravas mas guarras que se puedan encontrar en Vitoria. Que un "kebak" de esos con carne de rata, que vete tu a saber lo que te estas metiendo en el cuerpo.
Lo mismo digo de los musulmanes arabes, que tienen bares como tapadera para traficar con hachis. .
El 98% de ellos.
Todos ellos pakis y moros, cobrando ayudas sociales, con las cuales compran el hachis. Asi multiplican por 10 el dinero que les damos. Y viven sin dar ni golpe. Bueno si, traficando y pegandose la vida padre a nuesta costa.
Y mientras la policia y los ciudadanos, sin hacer nada al respecto durante años.
A pesar de que todos sabemos, cuales son estos locales.

Vamos que no me extraña que no se vayan, y que cada vez veamos a mas y mas

Anónimo dijo...

Fuera inmigrantes. No necesitamos mas parasitos sociales. A los que mantener.