miércoles, 30 de diciembre de 2009

El bosque en invierno

"Durante el período de reposo e inmovilidad de finales de diciembre, enero, febrero y marzo, los robles, hayas y alerces permanecen desnudos y pelados, con un aspecto desolado como si su espíritu les hubiera abandonado, de modo que no resulta fácil distinguir a los vivos de los muertos. Cuando las primeras brisas anuncian nuevos temporales, las ramas se mecen a regañadientes y aparecen grietas en las capas de hielo que cubren sus cortezas.


Cuando llegan los vientos fuertes, algunas ramas se desprenden y caen al suelo con potentes golpes sordos. El arroyo queda helado durante semanas enteras, las cascadas lucen sus lágrimas heladas como esculturas de extrañas formas y unos carámbanos de casi dos metros cuelgan como estalactitas sepulcrales de los miles de pequeñas placas heladas que bordean la cañada.


De día el bosque parece vacío, completamente solitario, como un gran teatro al que se hubieran quitado las puertas y el techo; apenas algún que otro petirrojo revolotea sobre las hojas del suelo; algún reyezuelo busca en las hendiduras entre las raíces cubiertas de musgo y un tordo solitario corretea en silenciosas y cautas carreras cortas, deteniéndose a escuchar con atención y esperanza el esforzado avance de un gusano que se abre paso bajo tierra".

Mike Tomkies, El último lugar salvaje, Ediciones Martínez Roca, Barcelona 1988

3 comentarios:

pablo zabala dijo...

Y el Invierno de Vivaldi suena de fondo mientras leo.Dos lágrimas solitarias y frías recorren mis mejillas.

Todavía no se porque lloro , solo sé que hace frío y mi vida está detenida.

Ahora entiendo porqué el oso hiberna: No quiere llorar.

Imanol, ya has hibernado bastante, no vuelvas a esa cueva oscura que es el silencio.

Una pleglaria para el 2010: Rezo por el cosmpolitismo. Cito a Ulrich Beck que expresa muy bien el concepto:
" El cosmopolitismo parte de la idea de reconocimiento del otro y de cómo nos comportamos
respecto al otro. No lo podemos excluir ya más. Esa es la situación cosmopolita, aunque
tiene muchos lados oscuros debido a que la gente no está preparada ni dispuesta a ello".

Rezo por un cambio de actitud en nuestro pequeñito pueblo vasco.

Asi sea.

Urte berri on.

Dori dijo...

Imanol ,Pablo ,me habeis llegado al corazon .
Un saludo

Naia dijo...

Tienes razón Imanol hasta yo lo creo. ¡Pero que no se te suba ha la cabeza!