martes, 25 de agosto de 2009

Patriotas de una época

"Estamos viviendo en una época, no en un lugar".
Aprovechando un día especialmente largo recupero lecturas que he ido relegando, desplazadas por diversas novedades. Una de esas lecturas recuperadas es el libro de Furio Colombo Privacidad (Seix Barral, 2002), del que extraigo la cita que abre este comentario. El autor repite esa idea unas páginas más adelante: "El hecho es que nosotros no vivimos en un lugar, sino que estamos viviendo en una época".
Vivir en una época, no tanto en un lugar. Me parece muy sugerente.

En enero de 1939 el austríaco Joseph Roth publicó un artículo titulado Nuestra patria, nuestra época, recogido junto con otros excelentes artículos en el libro La filial del infierno en la tierra (El Acantilado, 2004). "Ninguna patria da a sus hijos tantos rasgos específicos y comunes como una época a los suyos", escribe. Y continua: "Una época tiene sus propias fronteras, y no se preocupa por las de los distintos Estados, reinos o países".

Hace cinco años, con motivo de la muerte de Imanol Larzabal, publiqué un artículo titulado Patriotas de una época, en el que jugaba con esta reflexión de Roth.

Joseph Roth finaliza así su escrito:
"Nuestra época es nuestra patria. Y nuestro deber, nuestra ley, nuestro futuro no es otro que actuar, establecernos por tanto, en aquellos sectores en los que sabemos que el bien tiene su morada y desde los que escuchamos su llamada. Incluso nuestra época tiene uno de esos sectores. Ésa sería nuestra patria, la verdadera. ¿Tener una patria? No se trata de eso. Sólo se tiene una patria cuando se la encuentra, es decir, cuando se ha escuchado la llamada del bien".
Este es el único patriotismo que realmente merece la pena; el que nos impulsa a establecernos en aquellos sectores en los que el bien tiene su morada.
El único patriotismo que nunca podrá ser -Samuel Johnson dixit- el último refugio de los canallas.

4 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Imanol, qué buen artículo y que bien traído el bueno de Roth.

De él, de Zweig y de tantos otros de centro Europa, que escribieron contra el ascenso del nacionalsocialismo, tenemos tantas enseñanzas que sacar los demócratas para nuestro enfrentamiento al totalitarismo actual. que siempre se les citará poco.

Salud

Eduardo Madina dijo...

Imanol,

Llegué a aprenderme casi de memoria el artículo tuyo "patriotas de una época" de tanto que lo leí.

Muchas gracias por tanto y tan bueno y un abrazo, amigo.

Imanol dijo...

Querido Edu, me abrumas. Muchas gracias a ti por asumir la responsabilidad que has asumido y por desempeñarla con tanta dignidad.
Un abrazo.

Imanol dijo...

Buenas noches Rubin. Ya he comprobado en tu blog que compartimos pasiones, entre otras la lectura de Zweig y de todos esos mitteleuropeos que cuando se vieron obligados a escoger entre la nación hipostasiada y la humanidad compartida supieron elegir la humanidad.
Salud tambien para ti.